jueves, 21 de mayo de 2009

Viaje a Lusitania SCB


Os paso a relatar algunos aspectos sobre nuestro viaje a Portugal para asistir al Iberovespa 2009.

El viaje lo realizaron en moto Vesperoribereño, desde Burgos, y Miranda, desde Valladolid, lo siento: Pucela. Tras tragarse un montón de kilómetros se les unió el “portugués/arandino errante” para atravesar las provincias de Salamanca y casi media Portugal. Al llegar descanso y buena música en la zona de campismo municipal de Arganil (Miranda incluirá en breve un relato sobre esta ruta). Por motivos de trabajo salí desde Burgos unas horas después en furgo para llegar a la segunda jornada del Iberovespa que resultó trepidante, especialmente para mí ya que me levanté a las 4 de la mañana para llegar al inicio de la ruta, con elementos para todos los gustos.

Comenzamos temprano. La concentración se llevó a cabo en la Plaza del Ayuntamiento del bello pueblo de Arganil, desde donde, tras la foto de familia en la que participamos los cerca de 250 inscritos, salimos a una sorprendente ruta de montaña por la sierra de Açor en la que tuvimos que “escalar” increíbles pendientes y circular por pistas de tierra hasta llegar la pintoresco enclave de Piodao, un pueblo de tejados de pizarra que se convirtió en espejismo tras casi 1 hora larga en ruta. Comida (sopa y bocadillos) y regreso trepidante con paradas en pequeñas villas donde los parroquianos nos esperaban para agasajarnos con regalos o típicas viandas a base de productos del cerdo y postres caseros.

La llegada al camping para dar lustre a nuestros cuerpos y descanso al espíritu para acudir a una elegante cena de gala en el Polideportivo Municipal basada en los típicos productos portugueses (bacalao, por supuesto) y donde se entregaron distinciones a las diferentes categorías y clubs participantes. Nuestro Presidente el “travieso” Maroto se embolsó el premio al scooterista más lejano (más de 600 km). Enhorabuena presi.

La jornada finalizó con una fiesta Vesxisto en la que la gente del Vespa Gang Club realizaron labores de maestros de ceremonia con la música en una sesión que comenzó con temas clásicos para todos los públicos y acabó, me dijeron, mucho más soulera.



En definitiva, buena ruta, buena comida, buena gente, buena fiesta y muchos, muchos kilómetros!!!

No hay comentarios: