martes, 9 de junio de 2009

Ruta por Cantabria, Palencia y Burgos

Os propongo una pequeña ruta de tres días que tuve la oportunidad de hacer la semana pasada. El tiempo no fue especialmente benevolente en la ultima parte del viaje por lo que tuve que acortar kilómetros pero sin duda es una buena opción si tenéis unos días.



El viaje empezó desde Burgos con dirección: Villadiego, Alar del Rey, Herrera de Pisurga, Potes y San Vicente de la Barquera. En esta primera etapa destacaría en especial el trayecto desde Herrara de Pisuerga a Potes, con carreteras de infarto y parajes abruptos con el fondo de los Picos de Europa. Las carreteras se podría decir que se encontraban en buen estado pero eso no impidió que perdiese una tuerca de las defensas que pude reponer sin problemas en Potes.
En la bajada a Potes, me adentre en un pueblo que destacaba principalmente por el entorno natural, ya que se encuentra rodeado de peñascos y el acceso es mediante un camino vecinal que acojona por sus pendientes y la sensación de estar perdido por la montaña. El pueblo para verlo Caloca.
Sobre las siete de la tarde llegada al camping de San Vicente, montar tienda y a descansar para la ruta del día siguiente mucho mas corta y con un entorno mucho mas costero.
En el camping conocí a unos aventureros de Manchester que regresaban de un viaje por el Sahara en sus motos de cros de dos tiempos, menudos tíos, uno de ellos no podía ni andar de la panzada de km´s, espero que tuviesen un buen regreso.




En el segundo día el objetivo fue Santander por las carreteras mas próxima a la costa pero algunas obras impidieron el poderlo hacer ya que alguno de los puentes que saltan los ríos en su entrada al mar, estaban totalmente cortados por las obras. También empezó hacer acto de presencia la lluvia por lo que mis prioridades pasaron a llegar cuanto antes a Santander para montar la tienda en seco que es mucho mas gratificante.
En Santander pude visitar una tienda de música que me recomendó un buen amigo, Boikot, que destaca por tener un gran repertorio de vinilos reeditados y alguna otra rareza que hizo que mi equipaje aumentase en volumen y peso.



Ya el tercer día con la tienda húmeda de la lluvia de la noche pero con la suerte de que aguanto para secarse, recogí todo el equipo y me prepare para el regreso con una ruta de infarto con condiciones climatologías adversas. El paseo fue: Santander , Astillero, Selaya, Vega de Pas, Espinosa de los Monteros, Villarcayo y Burgos, con tres puertos dos de ellos entre las nubes y con cierto nivel de dificultad.





En el primer puerto que cruce, Puerto la Braguia, me esperaba una grata sorpresa, después de adelantar una moto raruna y viejuna con matricula francesa, me encuentro en la cima con otras tantas, Metrallas, BMW, Bultacos, etc.. Una vez me sacudí toda la nube que me lleve con mi pepa, hable con el cristiano de turno que me dijo que estaban en una concentración organizada por el Club Pistón de Santander y que comían en Vega de Pas a si que cuando baje pude ver la cantidad y calidad de motos clásicas que mueve este club entre ellas alguna vespa. Después de tantas emociones y con ganas de calentar la maquina me comí un Cocido Montañés en el restaurante El Cruce en Vega de Pas, que me dio la tracción para afrontar el puerto de Estacas de Trueba que estaba ocupado por una impresionante nube que no me dejo disfrutar de las vistas de la parte alta pero que añadió un toque de emoción.
Ya en tierras Castellanas bajada en dirección Espinosa de los Monteros, Villarcayo y Burgos, jugando al corre que te pillo con las tormentas amenazantes sobre el Páramo de Masa.
La conclusión del viaje 100% positiva y con muchísimas ganas de que preparemos el Fin de semana en la Playa, con la ruta de los puertos que tantas ganas tiene Manuel. ¿Proponemos fechas?

No hay comentarios: