lunes, 21 de junio de 2010

¿Quién tiene algo de calderilla?

Nos hacemos eco de un artículo firmado por nuestro amigo Iván Juárez en la sección llamada El Retrovisor del suplemento dedicado al mundo del motor A todo gas que edita Diario de Burgos semanalmente. El pasado 15 de junio nos sorprendió con la notocia de la venta por subasta del vehículo que utilizó James Bond en algunas de sus películas. Con una restauración impecable sale a subasta en Londres con la empresa RM Auctions y ha devuelto a la actualidad a uno de los vehículos más espectaculares de la gran pantalla. Un icono de elegancia por el que se podrían llegar a pagar más de 4 millones de euros.

El deportivo apareció en las cintas Goldfinger y Operación Trueno protagonizadas por Sean Connery. En un principio, Ian Fleming, creador de las novelas del agente 007 había colocado al espía secreto al volante de un Aston Martin DBMark III. Sin embargo, el coche utilizado fue el prototipo DB5, mientras que para las escenas más arriesgadas se utilizó otro automóvil.
En fin, el que ande bien de circulante, puede intentarlo.

No hay comentarios: