lunes, 8 de agosto de 2011

Dashing Tweeds



Hoy toca hablar de ropa y os presentamos, no una prenda o una tienda, sino un tipo de tela... No, no nos hemos vuelto locos; Esto sigue siendo un blog de escuteristas... eso sí, interesados por la buena música, el buen vivir y el buen vestir.


Al grano: Hablamos de Dashing Tweeds. Se trata de una marca creada por el fotógrafo Guy Hills y la tejedora Kirsty McDougall en un intento por modernizar el clásico paño de tweed. Como en otras historias similares de jóvenes emprendedores esta pareja de londinenses partió de sus propias necesidades para darse cuenta de que se podía transformar esa necesidad en un negocio. Se dieron cuenta de que necesitaban ropa que resultara cómoda (y segura) para desplazarse por Londres, que fuera funcional en este siglo 21 y que, por supuesto, mantuviera ese aire clásico de dandy británico.




Y así, partiendo del más clásico de los tweeds y pensando en la cantidad de viajeros que cada día se mueven por las calles y carreteras de Londres a lomos de sus scooters y bicicletas, crearon en 2006 Dashing Tweeds. Para ello, mediante una técnica desarrollada por ellos mismos, le añadieron al paño de lana unas fibras reflectantes que, a la luz del día, son completamente invisibles, pero que, de noche y bajo los focos de los coches hacen que el "commuter" sea mucho más visible y por lo tanto esté más seguro.


En cuanto a la parte más puramente estética, hacen varios tipos de telas, las de inspiración más clásica y campestre (Poaching) pasando por las más casuales (Sporting) o incluso las más puramente urbanas (Urban) inspirada según ellos en los colores de Londres (desde los pavimentos húmedos de Piccadilly al verde del parque St. James o a la doble línea amarilla de la calzada... ¿?)


El caso es que tiempo después han dado el siguiente paso y ahora también diseñan sus propias prendas. Evidentemente nos detendremos en su "Scooter Coat". Prenda diseñada siguiendo la inspiración de las casacas de la Guardia Montada del Ejército de Su Majestad, tiene la característica Lumatwill (ese es el nombre comercial de esta tela reflectante) y además permite, como opción, incluir protecciones en los codos. Un verdadero capricho hecho a medida (como todas sus prendas) que cuesta 850 libras esterlinas:

No hay comentarios: